ECONOMÍA

Australia tiene una de las economías más estables del mundo, abierta y competitiva. El constante crecimiento económico es producto de un manejo adecuado de las políticas públicas y una reforma estructural constante y preventiva. Australia tiene un sector privado dinámico y competitivo y una fuerza laboral altamente calificada.

Es de admirarse que a pesar de la depresión económica global, Australia ha puesto por delante mecanismos económicos de resistencia y ha podido protegerse de los efectos de reseciones económicas mundiales debido al encarecimiento en la economía doméstica. La economía australiana no ha estado con una recesión económica desde los años 90’s.

La situación económica actual australiana es promisoria, el responsable del Tesoro, Wayne Swan, señala que Australia está logrando salir mejor parada que otras naciones a consecuencia de la recesión. En países como Japón, el PIB cayó el 3.3%, en los países que forman parte de la Unión Europea de Naciones el Euro bajó 1.5% y en Estados

Unidos descendió 1.6%, por el contrario la economía australiana se vio afectada al descender únicamente 0.5% por primera vez en los últimos ocho años.

Las empresas pequeñas son un sector vital de la economía australiana, generando el 30% de la producción económica, y responsables del 58% del crecimiento del empleo en los últimos cinco años. Actualmente hay más de 1.2 millones de empresas pequeñas en Australia, que emplean un total de 3.3 millones de personas.

En materia de comercio internacional, la economía está orientada hacia la fabricación de productos y servicios de alto valor. En los últimos años se ha dado un gran desarrollo en al área de telecomunicaciones y servicios y más de 470 compañías han establecido sus oficinas centrales para Asia-Pacífico en Australia. El turismo también es una de las principales industrias y generadores de empleo. Durante el año 2004, Australia recibió 5.2 millones de turistas extranjeros, un aumento del 10% respecto al 2003.